Introducción

La retroalimentación se ha convertido en un elemento clave de todo aprendizaje significativo. Hay cinco puntos clave que a todo profesor le convendría tener en cuenta a la hora de hacer la retroalimentación a sus alumnos.

  1. La oportunidad. Tiene que ver con la inmediatez respecto a la actividad realizada por el alumno. Cuanto más tiempo pase, menos significativa será la retroalimentación. Y al revés, si se puede hacer que sea inmediata, mejor.
  2. Intimidad y personalización. Comentarios generales a la actividad de la clase, por tanto, tienen menos eficacia que un comentario personalizado, dirigido a la persona y tendente más a fortalecer lo aprendido que a corregir los errores. Y por supuesto, si se trata de corregir no hacerlo en público, como se explica en una de las lecturas adicionales, en las que la maestra fue corregida antes sus propios alumnos por su propio maestro. Esa experiencia la marcó profundamente. La corrección es más eficaz cuanto más íntima y respetuosa.
  3. El Empoderamiento también tiene que ver con la autoridad y con el crecimiento: todo comentario pondrá de manifiesto el bien real y el posible, más que el mal o carencia.
  4. Debe abrir puertas y no cerrarlas, lo cual está muy relacionado con lo anterior. Si la corrección está dirigida al bien posible, la puerta está abierta siempre; si se centra en el defecto y expresa un poder de sometimiento y en esa línea debe ejercitarse.
  5. Y por último debe ser manejable tanto para el maestro como para el alumno.

Actividad

La segunda actividad que he elegido para esta tercera unidad temática del EDUHACK.EU tiene más que ver con la retroalimentación que los alumnos hacen de la lección impartida en clase que de las actividades realizadas por ellos. Aunque, lógicamente, siempre se trata de su aprendizaje.

He pensado que los alumnos expresan su retroalimentación de la docencia en encuestas generales que realizan quizás al final de curso, que no responden a ese principio de la inmediatez y que a veces pueden estar también influidas por factores que impiden la objetividad. Por esta razón, un formulario sencillo que está en Google Drive y puede ser cumplimentado con sencillas y rápidas respuestas por los alumnos de manera inmediata puede ser un instrumento muy útil si se emplea en contadas ocasiones pero de manera regular.

Todavía no la he puesto en práctica, pero espero poder hacerlo en la primera ocasión que tenga. En ese caso, las preguntas estarán más centradas de lo que están en este formulario.

Lo podéis encontrar aquí, en este enlace a mi Drive


Está publicado en Edupasos