Las herramientas para la realización de cuestionarios son relativamente conocidas. O eso pensaba hasta hace poco. Al introducirlas como dinámica habitual de repaso de contenidos en las clases, hemos visto que no todos los alumnos las han utilizado y muchos menos las emplean con sus estudiantes, en sus aulas. Es, por tanto, un descubrimiento para muchos que ven sus posibilidades.

Los resultados son muy interesantes. A pesar de realizar cuestionarios sencillos, nos sirven como estudiantes para recordar conceptos clave y, al mismo tiempo, nos hace conscientes de cuales son aquellos otros que es necesario reforzar. Desde el punto de vista del profesor, puede recopilar los datos de respuestas y diseñar la siguiente clase en función de estos.

Aunque Kahoot es la primera que viene a la mente a la hora de hablar de este tipo de herramientas, Quizizz nos ha sorprendido muy gratamente.

Crear cuestionarios en ambas es muy sencillo. El sistema nos va guiando y se trata solamente de teclear las preguntas con sus correspondientes respuestas, eligiendo el tiempo de respuesta. Cada pregunta puede incluir una imagen y, en general, las posibilidades son amplias.

El juego, igual de divertido. Se trata de unirse mediante un código e ir respondiendo como si de un concurso se tratara, musiquita y ranking incluidos. Las opciones son igualmente amplias. Se puede jugar de modo individual o como equipo. Más interesante resulta la opción de jugador individual que ofrece Quizizz en la que, al finalizar, puedes revisar las preguntas incorrectas e, incluso, generar flashcards que nos van a ayudar al estudio. Kahoot, por su parte, permite asignar el cuestionario como una tarea a realizar por el alumno en el tiempo que indiquemos.

Como decimos, las opciones resultan muy interesantes y van surgiendo utilidades a medida que aplicamos estos cuestionarios en nuestras aulas. Apenas acabamos de empezar y ya las comenzamos a ver.