Jugando con Kahoot

Mucho me habían hablado de esta herramienta de enseñanza, pero hasta ahora no había tenido la oportunidad de probarla y testearla. Después de darme de alta me he tirado a la piscina. Y he de decir que su potencialidad en la educación es enorme. He realizado un par de Quizz y luego un Jumble. Me gusta más este último, porque ordenar respuestas creo que tiene una complejidad mucho mayor que acertar simplemente las preguntas de la primera modalidad, entre cuatro posibilidades. El quizz es siempre interesante en cualquier nivel educativo, pues saber una respuesta, siempre con un límite de tiempo, nos retrotrae a la enseñanza memorística, al blanco y negro, y a esto está bien y esto no. Interesante para Primaria, o incluso para un nivel sencillo de asimilación de ciertos conocimientos. Sin embargo, el ordenar (jumble) cuatro respuestas tiene mucho más jugo, porque se necesita una idea de conjunto para colocar una respuesta antes que otra o al revés.

En una partida de prueba he tenido que activar el Kahoot desde un dispositivo (portátil) y entrar como usuario desde otro (móvil). Supongo que habrá maneras de poder jugar (y aprender) de forma autónoma, sin que el profesor tenga que activar el Kahoot, es decir, que se pueda jugar en casa de forma autónoma con diferentes usuarios, como una forma más de entretenimiento. Mis exploraciones con esta aplicación no van más allá, aunque creo que es posible. Porque pienso que ningún profesor ha de limitarse a utilizar esta herramienta en el aula, ya sea de forma sorpresiva o como rutina diaria, sino que los materiales educativos han de estar siempre disponibles para que el estudiante pueda acceder a ellos en cualquier momento.

En el enlace de abajo he preparado un sencillo jumble de Kahoot a modo de prueba. Creo que ordenar ciertos hechos o lugares, fundamentalmente de manera cronológica en lo que a Historia se refiere, es de gran interés en el educador. La pregunta que se realiza condiciona el resultado. Pero creo que el orden también puede ser de mayor a menor importancia respecto a ciertas respuestas. Pienso que estamos ante el umbral de una nueva manera de enseñar, pero que su implantación será todavía muy lenta debido a los problemas que las TIC arrastran y que tienen que ver con trastornos de conducta y hábitos por el abuso de ciertas aplicaciones, sobre todo las sociales. Y también porque la enseñanza se considera libre y universal, y no se la puede condicionar a que todo el alumnado disponga de un dispositivo, en clase o fuera de ella.

Sin embargo, lo que a mí me gustaría es ir a rellenar un mapa conceptual con una serie de cartas o eventos, y que se puedan puntuar. Es decir, lo que los alumnos hacían en clase con los libros de texto: escribir ciertos conceptos o eventos en un mapa de recuadros que se interrelacionaban con flechas. Esto me gustaría más, sobre todo si en lugar de escribir tratan de “situar” una serie de cartas con el nombre del concepto o evento escrito, y con una imagen que correspondiera al mismo en una casilla vacía. Evidentemente la aplicación podría situar inicialmente y de forma aleatoria cuatro, cinco o seis cartas (dependiendo del nivel de dificultad  a que juguemos). Y los estudiantes deberían de rellenar los catorce o quince espacios vacíos con las cartas restantes. Esto sería llevar al sistema online el antiguo sistema de rellenar un mapa conceptual. Sobre el sistema de puntos y lo que haríamos después tengo algunas ideas donde continuaríamos jugando, pero con esto ya tendríamos un interesante elemento de evaluación, y que en nada disminuiría el rigor del sistema antiguo de aprendizaje, sólo lo haría más visual, manipulable… y lúdico.

https://create.kahoot.it/details/napoleon/b0713994-07e5-450b-ae44-dc6550a9239f

Juan Manuel Alonso