Si bien, es un hecho que en la actualidad las redes sociales viven de sus usuarios y que mediante ellas  hay un bombardeo publicitario, también es un hecho que la red social es una oportunidad para comercializar lo que alguien hace. Esa  actividad de alguna manera sostiene a las redes sociales, (a cada una según lo que tiene y lo que aporta al usuario).

Ya se sabe que toda actividad humana hoy en día se mueve a través de las redes sociales y lo visto en este tema indica que muchas no son un REA en verdad, y por lo tanto no son realmente gratuitas. De hecho como usuaria soy un foco de su actividad comercial.

A pesar de lo dicho, desde años utilizo las redes sociales en mi trabajo docente (en especial Facebook)  para el desarrollo de actividades de aprendizaje, acciones docentes en línea, prácticum, trabajo de equipo docente asíncrono, etc., por lo que tuve que aprender a emplearlas bajo ciertas restricciones, códigos y comportamientos (cuándo y cómo utilizarlas) tanto con alumnos como con profesores universitarios, lo que ayudó a favorecer los procesos y tareas que aún se realizan.

Al día de hoy la dinámica de Facebook ha cambiado mucho y migrar a Twitter ha sido una opción, o haber estado en Tuenti (hoy en día en desuso) fue en su momento una alternativa ante Facebook, sin embargo y por la pérdida de muchos productos educativos elaborados colaborativamente en diversos grupos creados en redes sociales creo que, en el caso de integrar una red social, se debe considerar si estas redes cumplen no solo con la condición REA como tal, o si la red puede ser empleada en todos los dispositivos, sino también con la capacidad para sobrevivir o sostenerse en el ciberespacio. ¿Cuánto tiempo va a existir? ¿Años, meses?. Sorpresivamente algunas a las que pertenecí y que aparentemente eran sólidas, han desaparecido con todo lo creado dentro de ellas, lo que fue lamentable para quienes formamos grupos profesionales o de alumnos y donde migrar no siempre fue  lo mejor, la solución o lo más fácil.

Desde  mi experiencia, al integrarme a una red social, busco condiciones para efectuar tareas académicas donde se tenga la sensación de perdurabilidad, sostenibilidad, vigencia, elementos que han favorecido el quehacer educativo, los procesos de aprendizaje, la comunicación interactiva, la evaluación formativa, etc. datos que están en el sitio y que son útiles en especial al tenerlos a mano para evaluar un recorrido docente o estudiantil acontecido hace un tiempo.

Sobre  Mastondon, herramienta que vemos en este tema,  he leído algunos artículos sobre la misma,  capacidad y ventajas que tiene, sus condiciones de uso, su dinámica, la seguridad que hoy representa a diferencia de Twitter y Facebook, sin embargo aún no me decantaría por ella para realizar actividades educativas con el alumnado, pues reiterando lo dicho en párrafos anteriores,  una garantía (si es que se le puede decir así) que he vivenciado positivamente con redes sociales como Facebook o Twitter es la permanencia de lo que se ha compartido con el alumnado (desde un diálogo con el alumno, hasta los archivos, recursos, debates elaborados, etc.) recursos a los que a pesar del tiempo transcurrido se tiene acceso, y en ese sentido, Facebook y Twitter han solucionado mi problema o mi necesidad docente. Lo contrario ha ocurrido con otras redes sociales que, por haber desaparecido o por no haber podido sobrevivir, resultó difícil, arduo y en algunos casos imposible,  conservar los recursos colectivamente construido dentro de ellas.

Ahora bien, por ahora y descubierta la red social que vemos en este curso, considero que Mastodon si merece un proceso de observación y análisis en una línea de tiempo que me permita considerarla como una solución a mis necesidades docentes, tal y como hice con Facebook y Twitter en su momento.

Igual comparto la url de Mastodon para quien desee visitarla: https://joinmastodon.org/

Con esta actividad completo el nº de actividades de esta fase de EduHack.

Agradecida por la oportunidad, nos veremos en las siguientes fases.

Saludos.