Uno de los problemas más recurrentes que me encuentro en los cursos de programación es el siguiente: los alumnos siempre se ponen a programar sin pensar antes de forma adecuada cuál es el problema que tienen que resolver y qué algoritmo tendrían que aplicar para poder llevar esto acabo. En resumen, se ponen a escribir en el ordenador sin antes pensar en el problema.

Esto tiene consecuencias bastante negativas. Por un lado, muchas veces no consiguen llegar a resolver adecuadamente el problema. Se encallan y dicen que no saben qué hacer cuando realmente no han pensado a fondo en el problema. Por otro lado, cuando llegan a resolver adecuadamente el problema, la solución suele ser mejorable. Básicamente llegan a resolver el problema mediante prueba y error, por lo que muchas veces los programas son innecesariamente complejos.

El aprendizaje colaborativo puede ser muy útil en este caso de cara a hacer que los alumnos piensen un poco acerca de qué algoritmos o qué procesos deberían de utilizar antes de ponerse a programar. La idea sería emparejar los alumnos durante un cierto tiempo después de explicar el problema a resolver para que puedan llegar pensar en el problema antes de ponerse delante del ordenador. En este sentido, las siguientes estrategias me parecen las más adecuadas para este objetivo:

  • El trabajo colaborativo en parejas. Después de explicar el problema a resolver, pondría a los alumnos en parejas para que discutan cuál sería el mejor algoritmo a procedimiento a seguir para resolver el problema. Después de un cierto tiempo prudencial, pediría a algunas de las parejas (2 o 3 parejas) que expliquen a qué conclusiones han llegado.
  • La resolución de parejas en voz alta y por parejas. Esta modalidad resultaría particularmente útil. Por un lado, esto obliga al solucionador a intentar idear un algoritmo antes de ponerse a programar. Por otro lado, el oyente tendrá que intentar comprender el algoritmo que le explica el solucionador y analizar si éste realmente llevaría a cabo su función adecuadamente o presentaría algún problema, que es algo a lo que los alumnos no están demasiado acostumbrados. Comentar que sería importante ir cambiando los roles para cada ejercicio propuesto para que todos los alumnos vayan pasando a través de ambas experiencias.

En ambos casos, la herramienta adobeconnect sería ideal para poder poner los alumnos en parejas para que puedan llevar a cabo la discusión.