Recursos Vacíos

Entre los diversos accesos wiki he querido explorar aquellos que tienen que ver con libros (wikibooks) y con fuentes (wikisources). Me ha sorprendido descubrir que si bien Wikipedia tiene una cantidad de información brutal, no ocurre lo mismo con sus otras wikis hermanas, aunque he de decir que el wikidiccionario es muy completo y está operativo. Me refería en primer lugar a los libros, que son anunciados como libros en abierto, ebooks y demás. La verdad es que si bien hay un índice bastante amplio: física, educación, historia, geografía y demás capítulos temáticos para filtrar la búsqueda, en los que he abierto no ha sido posible encontrar nada. El capítulo de Educación puede abrirse y allí están los autores, desde Vigotsky hasta Kilpatrick, pero sin nada para consultar. Resulta por tanto una sorpresa algo decepcionante. Lo mismo ocurría con otros ejes temáticos: podíamos encontrar cierta organización temática de segundo nivel, pero sin acceso a ebooks, o fuentes escritas que pudieses encontrar en epub, pdf o cualquier otro tipo de archivo. En algunos temas, como filosofía, alguien había empezado a escribir un manual, pero muy circunscrito, y sin acceso a ningún autor.

Respecto a los Wikilibros no había muchos cambios. Sí que habían ciertas fuentes escritas, por ejemplo algunas traducciones de clásicos como la Ilíada o la Odisea, pero todo se reducía a cuatro o cinco entradas de cada tema: clásicos, romanticismo o novela, por poner algunos ejemplos. Me ha encantado encontrar El Pirata de Byron, pero si le añadimos una obra de segunda categoría de Rosalía de Castro y algún escritor más, no encuentras mucha variedad. Seguía esperando ver más cantidad de fuentes escritas, creyendo -quizá ingenuamente- que libros escritos hace cien o doscientos años podían encontrarse como Recursos Educativos Abiertos. Pero no es así, y aunque los derechos de autor de grandes clásicos de la literatura en castellano no deberían de existir, tal vez nos topemos con alguna barrera de tipo editorial, o más probablemente a un desinterés por “subir” libros en abierto. Esto no parece ocurrir con otras páginas, como el Instituto Cervantes, donde es posible acceder a una importante cantidad de textos literarios, por consiguiente he de deducir que simplemente no hay editores wiki para libros que se encuentren activos en la red.

En resumen, si bien Wikipedia es una inmensa fuente de recursos, parece que se encuentra al servicio de los intereses generales, y que ciertas especializaciones, como una oferta amplia de ebooks en abierto, se cultivan mejor en otras páginas de público más reducido.