Desde hace un tiempo para aquí me preocupa la información que estamos cediendo a las grandes empresas de internet.

No conocía las herramientas descritas en la actividad (data Selfie y Facebook Data Evaluation Tool). Nunca he sido un gran usuario de la red social, sin embargo, sí que me ha llamado mucho la atención la gran cantidad de información que se obtiene de nosotros. El hacer visible lo que se obtiene, datos como el tiempo de visualización de una publicación, me ha generado una cierta ansiedad y ganas de dejar de leerla. Desconozco si es algo habitual, pero la sensación ha sido de todo menos agradable. No es nada nuevo, pero no deja de sorprender.

También he consultado información sobre Mastodón, me ha parecido una iniciativa interesante. El hecho de la desunificación de los datos abre muchas vías de trabajo. Algunas positivas, y otras negativas. Como positivo, me ha parecido poder generar una instancia de Mastodón para un grupo en concreto, por ejemplo, nuestros estudiantes. Está claro que hostear un servidor implica un coste, pero puede abrir un abanico de posibilidades interesantes. Sobretodo de cara a la comunicación con los alumnos.

Como puntos negativos he visto dos. El primero es el hecho de que sea una red social poco conocida, por lo que, pierde parte de las ventajas de la red social: el uso “adictivo” y continuo de la misma. El segundo punto negativo que he encontrado es en la diversidad de instancias. Hay muchas que a nivel de imagen son adecuadas. Sin embargo, otras aparecen como NSFW (no adecuadas para el trabajo) debido, principalmente a una importante carga sexual. No estoy diciendo con esto que no deban existir, sin embargo, estoy pensando sobretodo en un posible uso en centros de secundaria. Aunque se pueda hacer una red privada, no se si dar conocimiento de este tipo de redes a menores es lo adecuado. Me parece que requiere de un debate profundo.

 

Finalmente, y para completar estas reflexiones, y debido a que estamos en periodo entre-campañas electorales, quiero añadir un nuevo servicio a los que ya se han mencionado. El de las encuestas por Internet del tipo de “qué partido debes votar?”. En estas encuestas te realizan un conjunto de preguntas demoscópicas que te posicionan en uno o más ejes políticos. A partir de estos resultados, te “recomiendan” un partido político al que votar. Es una herramienta útil, pero a la vez tiene un precio. Estamos dando nuestra información como votantes, a la empresa que elabora la encuesta. Lo que está claro que estos datos se recolectan, guardan y venden a posteriori. Somos nosotros que, cómo usuarios, tenemos que determinar si nos interesa o no dicho servicio.

Un saludo,

Daniel