Analizar y conocer la experiencia del alumnado es una clave importante para mejorar la calidad docente y para personalizar los métodos de aprendizaje. Entendemos por experiencia subjetiva como la percepción resultante de todas las interacciones que se producen dentro de una organización educativa y su cultura; que influencia la percepción del alumnado a lo largo de su proceso educativo.
Sin ninguna duda, esta experiencia constituye un elemento importante en la calidad educativa, y pese a eso, tradicionalmente, se han venido implementando políticas educativas que no tienen como eje principal la personalización; no sólo de las necesidades del alumnado, sino también de sus intereses, motivaciones, fortalezas, etc…
Identificar la experiencia del alumnado permitiría mejorar la participación y la calidad asistencial, y por ende, generar una educación más efectiva y afectiva. Esto, contribuiría a mejorar la satisfacción tanto para el alumnado como para los equipos docentes. Podríamos equipar la experiencia del alumnado con un viaje que genera emociones, pensamientos, comportamientos, actitudes. Atenderla, conocerla y mejorarla es un reto en el aula.
Algunos factores identificados y que mejoran esta experiencia: formación cualificada y continua, disponibilidad por parte del equipo docente, participación del alumnado en la toma de decisiones de lo que sucede en el aula y respeto por sus preferencias, manejo adecuado de la comunicación por parte del equipo docente, apoyo emocional, entre otros.
De cara a mejorar la experiencia del alumnado, se requiere un trabajo de apoyo y a los equipos docentes, para que su propia experiencia profesional permita ofrecer la mayor calidad posible.

ACTIVIDAD

La primera actividad propuesta consiste en formar grupos de docentes para analizar las experiencias que hayan tenido en sus procesos educativos, identificando y analizando cuáles fueron sus buenas y sus malas experiencias y que consecuencias tuvieron en sus aprendizajes.

Para ello, a través de Google-Forms se crearán formularios y test para recoger la información. El líder docente de la actividad, procesará toda la información para que sea utilizada por el propio grupo en su beneficio.

La segunda actividad consiste en identificar aquellos factores que consideran que pueden ser claves en la mejora de las experiencias subjetivas del alumnado, sugiriendo cómo poder mejorarlos en sus aulas.

La tercera actividad consiste en generar una plataforma virtual para los equipos docentes donde se expliquen y sugieran los recursos, ideas, actividades, y propuestas para mejorar esta experiencia.