No se me había ocurrido el uso de redes sociales como Pintarest para mi actividad docente de una asignatura. Y he descubierto que no solo es factible para la creación de contenido por parte del docente, sino que se puede crear un tablero colaborativo para el trabajo conjunto con todos los alumnos en una actividad. El profesor crearía un tablero y después invitaría a todos los alumnos a pinear cooperativamente en él.

Por ejemplo, en una de las asignaturas que imparto los alumnos tienen que buscar 10 casos de éxito sobre la implantación de una disciplina de gestión utilizando una tecnología concreta. Y deben buscar 10 casos de 10 fabricantes diferentes y en 10 sectores diferentes (Banca, Administración Pública, etc.). E incluso, se les reta a que busquen 10 casos con 10 beneficios diferentes. Las aportaciones de los alumnos en esta actividad les proporciona argumentación para poder posteriormente convencer con evidencias como consultores a una junta directiva para la implantación de esta disciplina en sus organizaciones. Pero queda oculto el trabajo individual porque se presenta como actividad evaluable y posteriormente, no se comparte.

Este año, un alumno, le gustó tanto su aportación, que decidió publicarla en Linkedin y ha tenido mucha aceptación, porque es un contenido útil que incluye conocimiento de valor. Lo primero, que pensé al verlo publicado, es que para las siguientes promociones tendría que cambiar la actividad o avisar que no se podrían usar esos casos mostrados en esa publicación. Me serviría como ejemplo de cómo deberían plantear la actividad.

Pero después de revisar “Selección y organización de recursos digitales”, se me ha ocurrido plantear la actividad con un tablero colaborativo. Todos los alumnos publicando casos clasificados mediante etiquetas (beneficio, sector, fabricante). Se les proporcionará una plantilla  para que las publicaciones de los casos (con formato infografía) lleven los mismos campos de información y estilo (incluso que incluya el logo de la Universidad y la referencia al Máster, para que sirva de reclamo publicitario).

El aprendizaje será mayor, porque se comparten los casos  y cada alumno tendrá que revisarlos para buscar incorporar un caso que no exista. Todas las aportaciones sumarán conocimiento con notoriedad fuera de las fronteras del aula. Y una actividad docente puede ayudar además a despertar el interés por estudiar el Máster en UNIR.